martes, 13 de noviembre de 2012

bizcocho mantecado, con chocolate y frutos secos, alguien da más?

Ingredientes:

  • 200g. de chocholate como mínimo al 35 % de cacao, para los chocoadictos podéis utilizar al 70% o más
  • 75 g de manteca
  • 75 g. de aceite de oliva
  • 4 huevos medianos (talla M)
  • 2 yogures tipo griego
  • 350 g. de azúcar
  • 16 g. o un sobre de impulsor (levadura química)
  • 150-200 g. de almendras, avellanas y nueces, dependiendo de vuestro gusto, también podrían ser pistachos, anacardos ...
  • 375 g. de harina de repostería

 Elaboración: 

  1. Lo primero que debemos hacer es derretir el chocolate, y en este caso yo lo he hecho mezclándolo con la manteca: cortamos las onzas en trocitos pequeños y junto con la manteca lo metemos al microondas, en modo descongelación, hasta que veamos que empieza a ablandarse, entonces con una varilla removemos bien la mezcla hasta que veamos que se integra bien la mezcla. No hace falta que todo el chocolate esté derretido, porque con su propio calor irá deshaciendo el resto, por eso es importante que los trocitos sean pequeños. Debe quedar untuoso y brillante. Dejar que pierda un poco de temperatura, es decir dejar atemperar.
  2. Batir enérgicamente los huevos con el azúcar, hasta conseguir que blanqueen y aumenten de tamaño, al menos que lo doble.
  3. Añadir los yogures y mezclar bien.
  4. Ir añadiendo el aceite a hilo fino y seguir mezclando. Seguramente se bajará el volúmen, pero no importa, porque aunque siempre pasa por el peso de los ingredientes, yo creo que el resultado es mucho mejor así.
  5. Por otro lado, pesar la harina y mezclarla con el impulsor. Añadirlo a la mezcla anterior. Tamizada (es decir pasada por un colador de trama fina) siempre resulta más esponjosa, aunque en estos bizcochos pesados no es imprescindible.
  6. Tener el molde untando con aceite y un poco de harina y volcar nuestro batido. Podéis utilizar papel sulfurizado, es muy cómodo, o un molde de silicona, aunque en este caso creo que al desmoldar para comer templado quizá sea un poco incómodo.
  7. Encima repartimos el chocolate, procurando no llegar a los bordes, y sobre él los frutos secos troceados, no demasiado, para que los notemos al morder.
  8. Con un tenedor, hacemos unos surcos para que la mezcla del chocolate y los frutos secos se introduzca ligeramente en nuestra masa de bizcocho.
  9. Tendremos el horno precalentado a 180ºC. e introduciremos el molde. Subirá, pero no mucho, ya que el chocolate pesa bastante. Sobre todo veremos que después de 45 minutos, cuando lo saquemos, baja, pero no importa, eso significa que el centro de nuestro bizcocho ha quedado sin hacer.
Nota: Tomarlo templado, es realmente delicioso y distinto. Al enfriar el chocolate endurece, pero sigue siendo jugoso gracias a la grasa que le hemos aportado.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada